Lecciones aprendidas de la pandemia COVID-19 en Asia y gestión de riesgos en el Perú

Lecciones aprendidas de la pandemia COVID-19 en Asia y gestión de riesgos en el Perú

El mundo todavía está luchando con la pandemia, el número de casos confirmados y fallecimientos es cada vez mayor, los ejemplos y análisis del estudio de países asiáticos de Shaw et al. (2020) nos permiten listar algunas prácticas que se pueden aplicar al Perú. Para ello, tenemos que afirmar que esta pandemia de Coronavirus (COVID-19) es un suceso único y que por los hechos podemos afirmar que ningún país en el mundo estaba preparado para una amenaza para tal magnitud. El Perú al día de hoy cuenta con 2954 infectados (los infectados se duplican cada 5 días) y 107 fallecidos, con un 3.67% de letalidad. Para desacelerar la cantidad infectados y muertes para no colapsar el sistema de salud, El gobierno  peruano debe incorporar en su toma de decisiones un proceso ágil de gestión de riesgos para mejorar la capacidad de respuesta de los servicios de salud y de la administración pública. A continuación listamos algunas lecciones aprendidas de países asiáticos:

La pandemia es global, pero su respuesta es local: en un mundo globalizado e interconectado, donde el movimiento del ser humano es bastante alto y rápido aceleró la propagación del virus a nivel mundial muy rápidamente, convirtiéndolo en una pandemia global. Aunque el tratamiento médico es universal, medidas de respuesta a emergencias no son universales. Esta respuesta ante el COVID-19 debe generarse a través de una combinación de regulación del país, el mecanismo de gobernanza, toma de decisiones basadas en ciencia, gobernanza local y comportamiento de la sociedad. Por lo tanto, El Perú deberá aprender de los mecanismos que ejecutaron otros países, del comportamiento del virus y la sociedad ante las medidas que tome el gobierno. Además, el Perú deberá incluir en el proceso de toma de decisiones basadas en riesgos a expertos científicos, gobernantes, empresas y, especialmente, representantes de la sociedad civil peruana.

Uso adecuado de la tecnología: una respuesta ante la pandemia ya no es solo una respuesta médica se necesita vincular diferentes tipos de tecnologías de la información de manera apropiada. La respuesta ante el COVID-19 en Asia Oriental mostró un amplio uso de las tecnologías emergentes como big data, inteligencia artificial, drones, 5G, robótica, smart cars, blockchain, etc. vinculadas a las tecnologías médicas. En el Perú, solo se han utilizado sistemas información en web y móviles para comunicar el crecimiento de infectados, fallecidos y zonas donde se ubican los infectados. Sin embargo, poco se ha hecho en el proceso de respuesta médica que es el proceso principal para evitar más muertes, el principal riesgo de esta pandemia.

Incorporar la evaluación de riesgos: Se recomienda utilizar el marco de trabajo de Sendai de desde la perspectiva de la respuesta de salud, la respuesta de emergencia y la reducción del riesgo de desastres. Riyanti et al (2020) recomienda que los mecanismos actuales y las estrategias para la resiliencia de Sendai aplican para esta pandemia y consisten en: (i) comprender el riesgo de desastres; (ii) fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres; (iii) invertir en la reducción del desastre para la resiliencia y; (iv) mejorar la preparación para desastres para una respuesta efectiva y una más adecuada recuperación, rehabilitación y reconstrucción. El Perú requiere una evaluación de riesgos adecuada teniendo en cuenta los riesgos de salud, riesgos económicos, las exposiciones y comportamientos de la sociedad, en estos momentos, el gobierno peruano no liberado apoyos económicos de 380 soles (112 USD) cada quince días a la población vulnerable, ha permitido el retiro de 2400 soles la CTS (706 USD, que es un ahorra en caso te quedes sin trabajo) y liberación de 25% de la AFP hasta 12,900 soles (3794 USD), en el ámbito de la salud se están adquiriendo pruebas rápidas, pruebas moleculares, ventiladores mecánicos, mascarillas y equipos de protección personal. Sin embargo, no la respuesta de emergencias de salud no se aprecia cambios significativos.

Uso de redes sociales y sensibilización sobre “Fake News”: en diferentes países, con diferentes niveles de penetración de las redes sociales, la importancia de la distinción de noticias verdades y noticias falsas (fake news) es muy relevante. Es importe que el gobierno peruano a través de la inteligencia de la DIVINDAT identifique las fuentes de creación de estas noticias falsas por las consecuencias negativas para combatir esta pandemia a corto y largo plazo para el proceso de recuperación. También, las personas tienen que aprender a validar las noticias en fuentes oficiales en las mismas redes sociales.

Implicaciones económicas: los impactos económicos globales de la pandemia aún no se han comprendido totalmente, pero si hay un acuerdo unánime de una recesión mundial debido a la pandemia. Sin embargo, en diferentes países, los impactos sectoriales ya son elevados, especialmente para los sectores turístico, hotelero y entretenimiento. Las MYPE y PYMES (Micro, pequeñas y medianas empresas) son las más afectados en todos los países y necesitan un paquete especial de revitalización económica. Sin embargo, en el Perú se aprecia que las que empresas que están pidiendo apoyos económicos son las grandes empresas a través de la CONFIEP, el gobierno peruano ha habilitado un préstamo hasta por diez millones de soles (casi 3 millones de dólares) para las MYPES. Algo que también sugiere Hardvard Business Review en su última edición es el repensamiento de las cadenas de suministro desde la perspectiva de la resiliencia, en ese sentido, poco se ha explorado tanto por el gobierno como en las empresas. Queda mucho por hacer para la reactivación económica del país.

Impactos socio-psicológicos y cambios en el estilo de vida: Mundialmente, se ha iniciado un cambio de cultura laboral diferente en los países del este asiático, así como, en la mayoría de los otros países. El teletrabajo se ha vuelto parte de nuestras vidas, reuniones en línea, clases en línea en las universidades y la educación en línea para niños en edad escolar es vital. Por lo tanto, esto ha generado un cambio de estilo de vida en muchos países que tienen implicaciones socio-psicológicas y conductuales que se mantendrán a largo plazo. En el Perú se han aplicado las mismas medidas y el impacto es similar. Por ejemplo, el Ministerio de Educación ha implementado el programa “Aprendo en Casa” desde Internet, radio y televisión, sin embargo, tenemos un gran problema, el acceso a Internet en el Perú (solo el 36.7% de hogares tiene internet) o el Internet de calidad y en algunas zonas rurales la televisión o radio no llega adecuadamente. También, las universidades pasaron a modalidad online todo el ciclo 2020-1.

El gobierno peruano tendrá que priorizar y mejorar varias de las iniciativas desde una perspectiva de gestión del riesgo pero sobre todo establecer medidas para la reconstrucción de la economía y sobre todo para la mejora de respuesta ante emergencia. Así como, guías y normas técnicas para el trabajo en empresas y otras ubicaciones de concentración masiva. Todavía queda mucho por hacer para combatir esta pandemia local y en este escenario tanto la política peruana, la administración pública, la sociedad civil y las empresas tendrán que juntarse para dar respuestas inmediatas.

Referencias

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.